Científicos piden reducir a la mitad el consumo de carne



En una inédita investigación, un equipo codirigido por Walter Willet, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, y Johan Rockström, del Centro de Resiliencia de Estocolmo, comandaron un equipo de 37 científicos de distintas disciplinas, incluida la salud humana, la agricultura, las ciencias políticas y la sostenibilidad ambiental para desarrollar objetivos científicos mundiales para dietas saludables y una producción sostenible de alimentos.


El estudio multidisciplinario de EAT-Lancet, una organización internacional sin fines de lucro que desarrolla investigaciones científicas para proponer planes de alimentación sustentable a nivel mundial, plantea la necesidad de reducir el consumo de alimentos basados en carnes, lácteos y azúcares.


La alimentación sustentable es un tema que FUÉ insertado por este grupo, a propósito DE las tareas que fueron propuestas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y el Acuerdo de París.


El estudio concluye que el consumo de carnes, lácteos y azúcares deben reducirse en un 50% de aquí al 2050, mientras que la ingesta de verduras y semillas debería aumentar al doble para el mismo año. No solo por alcanzar mejoras en la salud de la población, sino que por cuestiones medioambientales. Movimientos veganos, bajo los mismos motivos, proponen erradicar el consumo de cualquier alimento de origen animal. No obstante, expertos destacan que una dieta vegana no sería tan eficiente.


El director de la comisión EAT-Lancet, y doctor en Salud Pública de la Universidad de Harvard, Walter Willet, establece las diferencias entre dietas reducidas en carnes y veganas.  Willet dice que la producción de alimentos veganos es más ineficiente, ya sea por la necesidad de suplementos alimenticios y por la excesiva utilización de combustible fósil para la producción de granos y semillas.


La forma en que se producen los alimentos, lo que se consume y cuánto se pierde o se desperdicia influye fuertemente en la salud tanto de las personas como del planeta. Para EAT-Lancet presenta un marco global integrado y, por primera vez, proporciona objetivos científicos cuantitativos para dietas saludables y la producción sostenible de alimentos.


La comisión muestra que es posible alimentar a 10 mil millones de personas con una dieta saludable dentro de los límites planetarios seguros para la producción de alimentos en 2050. También demuestra que la adopción universal de una dieta de salud planetaria ayudaría a evitar la degradación ambiental grave y evitaría aproximadamente 11 millones de muertes humanas al año.


Sin embargo, para salvaguardar los sistemas y procesos naturales de los que depende la humanidad y que, en última instancia, determinan la estabilidad del sistema de la Tierra, se requerirá nada menos que una gran transformación de alimentos. La Comisión solicita una acción generalizada en varios sectores y niveles, que incluye: un cambio global sustancial hacia patrones


alimentarios saludables, reducciones en la pérdida y desperdicio de alimentos y grandes mejoras en las prácticas de producción de alimentos.


Willet, además, hace las diferencias entre una dieta reducida en carnes y otra que las erradique, como lo propone el veganismo. ”Las dietas veganas son deficientes en vitamina B12, por lo que se necesitarán suplementos o alimentos fortificados. Además, los ácidos grasos omega 3 son esenciales, por lo que

aquellos con dietas veganas deben asegurarse de que estén obteniendo lo suficiente”. Cabe recordar, que este estudio, así como la visión de Willet, no toman los aspectos morales, que el veganismo sí.


La comida será un tema definitorio del siglo XXI. Aprovechar su potencial catalizará el logro, tanto de los ODS como del Acuerdo de París.

Visita tambien 

Creado por David E. Cepeda @DavidECepeda