EL LUGAR MENOS CONTAMINADO DEL MUNDO


La profesora de la Universidad del Estado de Colorado Sonia Kreidenweis y su grupo de investigación identificaron una región atmosférica que no se ha visto modificada por las actividades humanas, y que por tanto puede considerarse el lugar con el aire más limpio del planeta. Se trata de su primer estudio para medir la composición de los bioaerosoles del Océano Antártico, al sur de los 40 grados de latitud sur.



El grupo de Kreidenweis, con sede en el Departamento de Ciencias Atmosféricas, encontró que el aire de la capa límite que alimenta las nubes inferiores sobre el Océano Antártico es prístino, libre de partículas, llamadas aerosoles, producidas por actividades antropogénicas o transportadas desde tierras lejanas. Sus hallazgos se han publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.



El tiempo y el clima son procesos complejos que conectan cada parte del mundo con todas las demás regiones, y con el rápido cambio climático como resultado de la actividad humana, es difícil encontrar cualquier área o proceso en la Tierra que no haya sido tocado por las personas. Kreidenweis y su equipo sospechaban que el aire situado directamente sobre el remoto Océano Antártico que rodea la Antártida sería el menos afectado por los humanos y el polvo de los continentes. Se propusieron descubrir qué había en el aire y de dónde venía.



"Pudimos utilizar las bacterias del aire sobre el Océano Antártico como una herramienta de diagnóstico para inferir las propiedades clave de la baja atmósfera", dijo el científico investigador Thomas Hill, coautor del estudio. "Por ejemplo, que los aerosoles que controlan las propiedades de las nubes del Océano Antártico están fuertemente ligados a los procesos biológicos del océano, y que la Antártida parece estar aislada de la dispersión hacia el sur de microorganismos y de la deposición de nutrientes de los continentes australes. En general, sugiere que el Océano Antártico es uno de los pocos lugares de la Tierra que se ha visto mínimamente afectado por las actividades antropogénicas".



Las muestras se recogieron durante la campaña de campo SÓCRATES, financiada por la NSF, dirigida por el científico investigador y coautor Paul DeMott. La estudiante de posgrado Kathryn Moore tomó muestras de aire en la capa límite marina, la parte inferior de la atmósfera que tiene contacto directo con el océano, a bordo del buque de investigación Investigator mientras navegaba hacia el sur desde Tasmania hasta el borde de hielo de la Antártida. El científico investigador y primer autor Jun Uetake examinó la composición de los microbios aéreos capturados por el barco. La atmósfera está llena de estos microorganismos dispersos a lo largo de cientos o miles de kilómetros por el viento.



Utilizando secuenciación del ADN, el rastreo de la fuente y las trayectorias del viento, Uetake determinó que los orígenes de los microbios eran marinos, provenientes del océano. La composición bacteriana también se diferenció en amplias zonas latitudinales, lo que sugiere que los aerosoles de masas terrestres distantes y las actividades humanas, como la contaminación o las emisiones del suelo impulsadas por el cambio de uso de la tierra, no viajaban hacia el sur hasta el aire de la Antártida.



Estos resultados contradicen todos los demás estudios de los océanos en los subtrópicos y el hemisferio norte, que encontraron que la mayoría de los microbios provenían de los continentes de donde procedía el viento. Las plantas y el suelo son fuentes de partículas que desencadenan la congelación de gotas superenfriadas de nubes. Este proceso reduce la reflectividad de las nubes y aumenta la precipitación, incrementando la cantidad de luz solar que llega a la superficie y alterando el equilibrio radiativo de la Tierra.



En el Océano Antártico, son las emisiones de gotitas marinas las que dominan el material disponible para formar las gotas líquidas de las nubes. Las concentraciones de partículas que pueden formar núcleos de hielo, poco frecuentes en el agua de mar, son las más bajas registradas en cualquier lugar del planeta.



El aire sobre el Océano Antártico era tan limpio que había muy poco ADN con el que trabajar. Hill atribuyó la calidad de sus resultados al procedimiento de laboratorio limpio de Uetake y Moore.



"Jun y Kathryn, en cada etapa, trataron las muestras como objetos preciosos, teniendo un cuidado excepcional y utilizando la técnica más limpia para evitar la contaminación por ADN bacteriano en el laboratorio y los reactivos", dijo Hill. (Fuente: NCYT Amazings)


Visita tambien 

Creado por David E. Cepeda @DavidECepeda