El poder curativo de las mascotas


Los animales brindan beneficios terapéuticos que pueden ayudar a curar y tratar enfermedades físicas y psicológicas


Hay animales que son entrenados específicamente para realizar una serie de tareas con el fin de ayudar a personas que tienen alguna discapacidad como por -ejemplo la ceguera o la sordera.


Sin embargo, se ha comprobado que más allá de esa función mecánica, el contacto con los animales aporta una gama de beneficios curativos mucho más amplia.


Desde la reducción de los niveles de ansiedad y los sentimiento de soledad, así como también recibir alivio en situaciones de estrés, aumentar la autoestima y abrir un espacio para la expresión de sentimientos, el contacto con los animales permite que estos beneficios sean posibles cuando se facilitan en un +contexto familiar y recreativo.


Con el paso del tiempo esto ha llevado a que los animales se hayan convertido hoy en un importante recurso dentro de las terapias enfocadas a mejorar la calidad de vida de las personas.


Así, las llamadas Terapias Asistidas con Animales (TAA) tienen como objetivo utilizarse dentro del tratamiento para preservar el equilibrio físico, mental y relacional.


Las especies más utilizadas para el beneficio terapéutico hasta ahora son los perros y los caballos, pero poco a poco se está abriendo camino con otros animales como los gatos, conejos o pájaros.


Estos animales suelen encontrarse en instalaciones médicas, aeropuertos, escuelas, hogares de ancianos y espacios de cuidados para militares veteranos y familiares.


También hay organizaciones que se han comprometido con esta causa y ayudan a los dueños de los animales a formar equipos certificados con la intención de que las terapias sean más efectivas y lleguen a las personas que las necesitan. Brindan capacitaciones y servicios de apoyo a los que se ofrecen como voluntarios para hacer las visitas.


No solo los terapeutas tienen que estar especializados para trabajar con los animales, sino que estos deben cumplir los requisitos de vacunación y gozar de buena salud.


Del mismo modo los pacientes tienen que ser previamente evaluados: no tener miedos, alergias o en caso de padecer alguna enfermedad grave, contar con un permiso médico antes de exponerse a ellos.


Debido a sus múltiples beneficios, los animales se incorporan dentro del plan de tratamiento para acelerar el proceso de curación. Estos son algunos de los aspectos más comunes en los que su participación puede ayudar durante el proceso de tratamiento:


1. AUMENTAR LA AUTOESTIMA


El intercambio afectivo con el animal mejora el estado emocional de una persona que se siente acompañada y se mantiene activa porque debe asumir la responsabilidad de su cuidado, aumentando así la seguridad en sí misma.


2. RECIBIR CONSUELO


Hay investigaciones que han demostrado que los animales ayudan a aliviar trastornos psicológicos, influyendo positivamente en la salud mental y brindando apoyo emocional. Gracias a este contacto muchas personas con depresión han podido encontrar consuelo y paz jugando con ellos o simplemente estando cerca.


3. LEVANTAR EL ESTADO DE ÁNIMO


Los animales de terapia pueden levantar el estado de ánimo y transmitir calma. Algunos estudios sugieren que mirar a los ojos de los perros aumenta la producción de químicos que actúan como antidepresivos naturales y son efectivos para promover la tranquilidad y el buen humor.


4. COMBATIR LA ANSIEDAD


Para las personas que sufren de ansiedad un corto viaje en avión por ejemplo puede ser una tarea agotadora, pero estos animales pueden ayudar a que la persona focalice su atención en otra cosa y se sienta acompañado mientras afronta su vuelo.


5. REGULAR LAS EMOCIONES


Este tipo de terapias pueden ayudar a regular las emociones. Para una persona que está pasando por una situación traumática, mantener sus sentimientos y emociones bajo control suele ser difícil. Al sentir ternura o compasión, las personas luchan contra las crisis emocionales y mantienen sus mentes ocupadas con pensamientos felices.


6. BAJAR LOS NIVELES DE ESTRÉS


Los animales ayudan a generar emociones positivas y a ser una distracción ante procedimientos médicos que pueden ser estresantes. Algunos estudios sugieren que las interacciones físicas y sociales con los animales aumentan la secreción de sustancias químicas como la oxitocina que alivian el estrés.


7. AYUDAR A LA COMUNICACIÓN


Al ser una compañía y ofrecer un afecto amoroso sin prejuicios, los animales pueden ayudar a los niños a hablar sobre lo que sienten como el miedo, la -ira o la incertidumbre. La mayoría de los niños se sienten atraídos por los animales y pueden expresarse mejor con ellos, especialmente aquellos que han experimentado un gran dolor.


8. FACILITAR EL APOYO SOCIAL


Los animales pueden activar un proceso social reduciendo el aislamiento y la desconexión. Las personas que sufren por su apariencia pueden encontrar más fácil empezar a socializar con ellos. Se suele encontrar apoyo y sentirse más conectado teniendo un tema de conversación haciendo posible construir relaciones con otras personas.


Visita tambien 

Creado por David E. Cepeda @DavidECepeda