“Las plantas tienen nuestros cinco sentidos y quince más.”.

Seres Inteligentes



En la actualidad cientos de estudios científicos avalan que los vegetales son organismos que actúan bajo comportamientos inteligentes, tal y como explica el botánico Stefano Mancuso del Laboratorio Internacional de Neurobiología de las Plantas en la Universidad de Florencia. Mancuso asegura que árboles y plantas tienen una gran capacidad para resolver problemas, respondiendo de manera adecuada a estímulos externos e internos, es decir: son conscientes de lo que son y de lo que las rodea.


En el ámbito científico de la Neurobiología Vegetal se conoce que las plantas tienen una capacidad perceptiva mucho más sofisticada que los animales. Los ápices de las raíces de todos los vegetales contienen células que desarrollan funcionalidades neuronales, reciben y trasmiten señales electromagnética y procesan hasta quince diferentes parámetros físicos y químicos a la vez.


Los vegetales se comunican con el medio, con otros organismos y entre si, mediante señales químicas volátiles. Se defienden, atacan, seducen, colonizan, se mueven, establecen relaciones simbióticas de cooperación con insectos y otros animales, duermen, poseen memoria y algunos ejercen cuidados parentales. Para ese comportamiento no es equivocado decir que toman decisiones!


Un ejemplo muy conocido es el comportamiento defensivo de las acacias frente al ataque de los antílopes. En cuanto estas (sus hojas) empiezan a ser comidas, emiten una señal de alarma para alertar del peligro. Esta señal química le sirve a las acacias vecinas y a los miembros de su especie para empezar a producir tóxicos y de ese modo defenderse de su depredador. A diferencia del los mamíferos los vegetales pueden llegar a modificar su propio metabolismo para adaptarse a nuevas eventualidades.


Un poco de história:


El naturalista inglés Charles Darwin fue el primero que propuso cambiar nuestra visión del mundo vegetal. Él, formuló la posibilidad de la existencia de la raíz-cerebro en los vegetales. Partía de la idea de que las raíces de los vegetales son un lugar de intercambio nutricional igual que la cabeza de los animales, de modo que su cerebro estarían en la tierra y sus órganos sexuales, las flores, en el exterior. En 1880 publicó un libro sorprendente: "El poder del movimiento en las plantas", donde concluye que la radícula, teniendo el poder de dirigir el movimiento de las partes adyacentes, actúa como el cerebro de uno de los animales inferiores.


A principios del siglo XX el biofísico y botánico indio Jagdish Chandra Bose ya intentó demostrar que plantas y árboles podían sentir y que incluso estaban dotados de una consciencia. Él hizo descubrimientos pioneros en el campo de la fisiología de los vegetales como reflejó en sus más de siete libros. En 1969, el doctor Cleve Backster, utilizando un polígrafo (detector de mentiras) con sus electrodos conectados a las plantas descubrió que estas daban respuestas anímicas y empáticas y eran capaces de experimentar sensaciones que podían medirse y cuantificarse del mismo modo que en los humanos. También descubrió que las plantas recibían y reaccionaban a señales del pensamiento humano llegando a la conclusión de que las plantas son seres sensibles.


6 Razones para buscar el cerebro de las plantas en sus raíces :


El biólogo Michael Teller explica que las raíces de la planta equivalen a un cerebro en donde se procesa información compleja del mismo modo en que lo hace el sistema nervioso de los vertebrados.

1. Las raíces están todas interconectadas

2. Las raíces integran y combinan de forma compleja las diferentes señales que reciben

3. Las raíces tienen un punto de actividad eléctrica en sus extremidades

4. Las raíces intercambian señales eléctricas y químicas con el resto de la planta

5. Las raíces se adaptan a su propio crecimiento

6. Las raíces son ricas en captadores de todo tipo: son sensibles a la luz, la humedad, la temperatura, a los nutrientes del suelo, a las bacterias, y a los hongos.



Visita tambien 

Creado por David E. Cepeda @DavidECepeda