Solución para que los aerogeneradores no maten aves


La tecnología de aprovechamiento de la fuerza del viento para la producción de electricidad se ha convertido en los últimos años en una fuente renovable y limpia de energía.


La lista de beneficios de la energía eólica es muy larga pero en algunos casos y en algunas ubicaciones de los aerogeneradores también se producen impactos negativos. Uno de estos hándicaps son los accidentes de aves por impacto contra los aerogeneradores (torres y, sobretodo, palas en rotación).


Diversos especialistas y empresas del sector trabajan desde hace años en sistemas de prevención de este tipo de accidentes. Expertos del Instituto Noruego de Investigación sobre Naturaleza (NINA por las siglas en inglés) han publicado ahora los resultados de sus más recientes investigaciones en este campo, incluyendo soluciones con resultados realmente positivos.


En uno de los experimentos llevados a cabo en instalaciones del parque eólico de Smola, se observó que pintar una de las tres palas de los aerogeneradores (manteniendo las otras dos del color blanco habitual) reduce un 70% el número de accidentes mortales por colisión en aves. Otra de las soluciones exitosas es la luz ultravioleta, que puede ser detectada por diversas aves reduciendo el riesgo de colisión.

Los autores recuerdan que el creciente número de parques eólicos y el aumento del tamaña de los aerogeneradores incrementan el riesgo de daños en especies como las aves migratorias.


”Afortunadamente, existen medidas rentables que pueden utilizarse para reducir el riesgo de colisiones de aves”, explica Roel May, investigador del NINA y coautor del nuevo estudio .


En referencia a los resultados del experimento en que se pintó de negro una de las palas de un aerogenerador, Roel May detalla que “un mayor contraste hace que las turbinas eólicas sean más visibles para las aves, de forma que puedan evitar colisiones”.


Especies de gran importancia

Esta medida tendrá una gran importancia cuando se trata de reducir el riesgo de colisiones para las águilas de cola blanca o pigargo europeo (Haliaeetus albicilla) , una especie que Noruega tiene la responsabilidad especial de proteger, y varias otras especies de grandes rapaces.


”En este caso el cambio de color de una de las palas supuso en un esfuerzo notable puesto que las turbinas eólicas del ensayo ya estaban instaladas. Pero si la pintura se realiza antes de la construcción, tanto el costo como la mortalidad de aves se reducirán”, explica May.


En especies como el lagópodo común o escandinavo (Lagopus lagopus), la pintura de color negro en una de las palas supuso una reducción de los accidentes mortales del 50%.


Colores visibles para aves

Los responsables del NINA recuerdan, en una nota informativa sobre este estudio, que “a diferencia de los humanos, muchas aves pueden ver la luz ultravioleta, y esta característica se puede aplicar a la pintura de los aerogeneradores. “En un estudio piloto fuera de la planta de energía eólica, May y sus colegas probaron si las lámparas potentes con luz ultravioleta y violeta, respectivamente, podían disuadir a las aves del área iluminada. Vigilaron el área desde el anochecer hasta el amanecer.


”Las aves eran menos activas y aumentaron su altitud de vuelo. La luz ultravioleta tuvo el mayor efecto, pero la altitud de vuelo fue sólo 7 metros más alta de lo habitual, lo que no es mucho dado el tamaño de una pala de rotor (40-50 m)”.


May subraya que incluso si los resultados son prometedores, aún queda trabajo por hacer hasta que tengan un diseño completamente funcional que pueda aplicarse en una turbina eólica, con efecto documentado en el campo.


Las plantas de energía eólica también se pueden hacer más amigables para las aves evitando la instalación de las turbinas eólicas en áreas de fuerte corriente ascendente, a las que atraen las aves rapaces. Las aves rapaces chocan con más frecuencia con las turbinas eólicas instaladas en tales áreas, como crestas con gran elevación orográfica o terreno plano con alta elevación térmica.


Para identificar elementos del paisaje con mayor riesgo de colisión, Frank Hansen (experto del NINA) desarrolló una herramienta de micro-ubicación GIS para identificar áreas de corrientes ascendentes y calcular las velocidades de las corrientes ascendentes basadas en modelos de terreno de código abierto, datos climáticos y datos de teledetección.


La herramienta, probada y verificada en centrales eólicas existentes tanto en el campo de Gibraltar (España) como en la isla de Hitra (Noruega), permite determinar dónde es mejor instalar los aerogeneradores para minimizar el riesgo. de colisiones de aves.


”Como era de esperar, nuestros estudios en Hitra y el campo de Gibraltar español confirman que las corrientes ascendentes orográficas son más dominantes que las corrientes ascendentes térmicas en las latitudes del norte, mientras que las corrientes ascendentes térmicas son más dominantes que las corrientes ascendentes orográficas en las latitudes del sur. La herramienta de micrositización GIS puede contribuir a una ubicación más amigable para las aves de turbinas eólicas “, dice Frank Hanssen.


Visita tambien 

Creado por David E. Cepeda @DavidECepeda