Vivieron 60 años juntos y murieron el mismo día por coronavirus.   


"Chau papá y mamá, este virus malo se los llevó a ambos el mismo día, ¿seguirán discutiendo allá arriba también? Creo que sí, pero luego todo terminaba con un abrazo", escribió el italiano Luca Carrara, hijo de Luigi y Severa Belotti. Sus papás, que llevaban juntos 60 años años, fallecieron el mismo día en el hospital de Bérgamo y se convirtieron en dos nuevas víctimas de coronavirus.


Luigi tenía 86 años y Severa 82. Fallecieron con menos de dos horas de diferencia en el mismo lugar y la despedida del hijo de ambos se convirtió en viral. "Eran así, pero siempre se buscaban", le dijo Luca al diario Il Corriere della Sera. "Y es cierto que eran personas mayores, pero estaban bien, mi padre a su edad no sabía qué era ir al médico", explicó. De esa forma, el hombre reflexionó sobre la gravedad del virus que ya causó 631 víctimas en Italia. "La verdad es que esta no es una gripe común, es una gripe terrible y si terminas en el hospital, sales vivo o muerto".


Los padres de Luca llevaban una vida tranquila en Albino, en la provincia Bérgamo, ubicada en el norte de Italia. Mientras que el hombre trabajaba como albañil, Severa era ama de casa. Desde que empezaron a desarrollar síntomas pasaron ocho días encerrados en su casa, con fiebre. Los últimos dos días los pasaron internados, hasta que el lunes por la mañana fallecieron. "Las personas tienen que entender que tienen que quedarse en casa, porque pese a que digan que las víctimas son personas mayores, cuando les toca a los padres de uno es muy difícil", dijo Luca a la prensa italiana.


"Pasaron ocho días con fiebre de 39 grados", explicó el hombre, que vive en el mismo pueblo que sus papás junto a su esposa y sus dos hijos. Según el relato de Luca, los primeros días de fiebre sus papás no encontraron al médico de cabecera no estaba y no la pareja no pudo ser asistida por los equipos de emergencia. Fue cuando empezó el fin de semana que la situación de los abuelos empeoró y finalmente fueron transferidos al hospital Papa Juan XXIII de Bérgamo.


Igual que lo hicieron algunos profesionales médicos, Carrara describió el escenario de los hospitales como "el de una guerra". Por esa razón, en algunas instituciones médicas están eligiendo a quién atender y dando prioridad a la gente más joven. Las 168 muertes que ocurrieron durante el último día ocurrieron en la zona donde vivían Luigi y Severa. Desde que empezó la epidemia, un total de 468 personas perdieron la vida en esa región. En Albino, el pueblo de residencia de la familia Carrara ya se registraron 60 casos, 6 de los cuales tuvieron víctimas fatales.


"Ya no saben dónde colocar a los pacientes, probablemente los médicos están haciendo una selección y dejando ir a los mayores. Pero, por otra parte, ¿qué pueden hacer?", dijo Luca, que consideró que "en el hospital es un desastre". Además de preocupado por la epidemia, el hijo de la pareja se mostró dolido por la situación que vivieron sus padres en sus últimos días de vida. "Murieron solos, así es con este virus", dijo. "Tus seres queridos permanecen solos y ni siquiera puedes despedirte de ellos, abrazarlos, tratar de darles algo de consuelo, tal vez incluso con una mentira piadosa: todo va a estar bien".


Ahora, tanto Carrara como su esposa e hijos se encuentran en cuarentena. "La tristeza es doble", definió al respecto. "En este momento, no puedo ver a mi hermana, que se encargó de todo el papeleo. No puedo recibir la visita de un amigo. Nada. En un día perdí a mis dos padres. Pero seguiremos adelante, como siempre me enseñó mi padre".

Visita tambien 

Creado por David E. Cepeda @DavidECepeda